El móvil cuando nuestros hijos viajan al extranjero

teléfono

Hace poco escribí en mi blog para padres cómo llevar el tema de los móviles con los preadolescentes y los adolescentes. Aquí os dejo otro tema relacionado con los teléfonos y los viajes de nuestros hijos al extranjero.

Cuando nuestro hijo/a sale por primera vez a estudiar al extranjero, siempre digo a los padres que es una vacuna, tanto para los hijos como para nosotros. La primera separación no es fácil, sabemos que es bueno para ellos, pero es una separación y no todos los niños y sus padres la llevan igual.

Te dejo unos consejos para llevarla mejor y ayudar a tu hijo a superar esta etapa con éxito, satisfacción y seguridad.

Cuando viajan al extranjero:

1)     El móvil es muy útil cuando salen de casa, así que SÍ, han de llevarlo. Sobre todo por los temas aeropuerto, llegadas, recogidas, etc.

2)     Se ha de encargar de llevarlo cargado, y si juega con él en el avión avisarle de que guarde batería para la llegada por si hay algún incidente.

3)     Es absolutamente desaconsejable que lleve el móvil todo el día, el móvil se ha de dejar en la habitación o en la cabina.

4)     Si algún monitor o profesor le guarda el móvil podemos pedir que ciertos días a ciertas horas se lo deje para poder hablar con él.

5)     Hemos de quedar con ellos para definir los días y el proceso de llamadas para que estén tranquilos y seguros de lo que va a pasar una vez estén fuera:

  1. – No nos llamaremos cada día, ¿vale? No es bueno hablar cada día.
  2. – Preguntaremos qué días se puede hablar contigo. No te preocupes que te llamaremos. Quizás no los primeros días, pero estate tranquilo que hablaremos.
  3. – Tienen unos días marcados para las llamadas, así que ya nos dirán…

6)     El uso del email es lo más aconsejable, OÍR LA VOZ ES LO PEOR. El email lo puedes redactar y leer  varias veces para que no haya nada que no sea animoso o positivo. No oyen nuestra voz y lo pueden leer varias veces, es un recuerdo que pueden guardar… en fin, mucho mejor que la llamada.

7)     Cómo ha de ser el email que le escribas:

  1. Siempre POSITIVO
  2. No le cuentes mucho de las cosas que hacéis sólo servirá para que se añore más.
  3. Coméntale que: por aquí todo sigue igual, no te pierdes nada…
  4. Estamos tan contentos y orgullosos de ti.
  5. Hazle preguntas positivas, para que tenga que ver y buscar los momentos positivos: cuéntame cosas que hayas aprendido, qué ha sido lo mejor de hoy…

8)     SKYPE  o similar, perfecto. Las imágenes reconfortan, ven que todo sigue igual, eso tranquiliza. Y vosotros también veréis que todo va bien. No es lo mismo la imagen que la voz.

9)     Lo ideal:

  1. Hablar con él el primer día y quedar para dentro de 2 ó 3 días, mándale un email si le echas de menos,  pero no le llames. Ves distanciando las llamadas. 1 ó 2 por  semana es lo correcto
  2. NO dejes que se lamente demasiado por teléfono, te dirá que te añora, o quizás llore. Anímalo y dile que lo que siente es normal que a ti también te pasó y le pasa a todo el mundo, pero que sólo pasa la primera vez. EMPATÍA y APOYO, pero con firmeza.
  3. Haz Skype cuando puedas, es una buena herramienta, pero no cada día. Cada ¾ días está bien.
  4. Si ellos  no se comunican contigo, no les persigas tú: “NO NEWS, GOOD NEWS”

Hay padres que no saben despegarse de sus hijos y pueden llegar a hablar con ellos 4 ó 5 veces por día. Es una locura, este proceso hace que la adaptación sea mucho más complicada y difícil para el pobre hijo. Los días que saben que han de hablar con sus padres o que se acerca la hora de la llamada, los ves nerviosos, tristes, angustiados… y cuando cuelgan el teléfono es lo peor. Por el contrario, cuando no esperan ninguna llamada, se olvidan del tema, se relacionan y disfrutan más con sus compañeros.

He estado al lado de muchos niños cuando llamaban a sus padres, algunos es cierto que nunca se añoran de forma dramática, disfrutan confiados, otros sufren más la separación y las llamadas son tremendas, al colgar el teléfono estaban peor que antes de haber hablado.

Si tu hijo lo pasa mal los primeros días de estar fuera de casa, TÚ has de ser doblemente fuerte, por él  y por ti:

–          No dramatices la situación.

–          Sácale hierro al asunto.

–          No creas que está peor de lo que está, o que no te cuenta que está muy mal.

–          Confía en el personal que está con él.

 

RECUERDA:

“EL TELEFONO ES UN DEPRESIVO: Cuanto menos TELÉFONO mejor.  Puedes hacer Skype, pero deja que tenga días de descanso de sus padres. Hablar cada 3 ó 4 días es lo ideal”

 

 

Deja un comentario

SUBIR