¿Por qué debería enviar a mi hijo a estudiar en el extranjero?

por / Lunes, 14 noviembre 2016 / Publicado enFuturo laboral, La educación de tus hijos
estudiar extranjero

Cada año por estas fechas muchos padres nos preguntan las razones por las que deberían enviar a sus hijos a estudiar al extranjero. Obviamente no se trata de nada obligatorio, pero reconocemos que es una experiencia más que recomendable.

A estas alturas queda claro que estudiar en el extranjero tiene muchísimas ventajas. Os enumeramos sólo algunas de ellas:

 

 

 

– Aumento de la autoestima y la madurez

– Experiencia inigualable por ninguna otra a esta edad

– Inicio de la “independización” de los hijos

– Aprendizaje de un idioma extranjero a un alto nivel

– Aumento de la perspectiva cultural por haber vivido en el extranjero

– Aumento de la competitividad del alumno

 

Como antiguo estudiante de un curso en el extranjero, como profesional del sector durante más de 25 años y como padre, creo que no se puede dar mejor consejo.

Está comprobado que el permanecer durante un curso académico en el extranjero aumenta significativamente la autoestima de todos los alumnos. Y cuando decimos todos es todos, los buenos y no tan buenos estudiantes. Y es que la oportunidad de vivir fuera de la “burbuja” familiar no es comparable a ninguna otra experiencia. Permanecer durante un largo periodo de tiempo en un territorio ajeno genera una increíble sensación de libertad a la par que responsabilidad. Todos los cambios importantes que experimentamos en la vida al principio nos cuestan, pero una vez pasado ese tiempo de “adaptación” de rigor no conozco a ningún alumno o alumna que se hayan arrepentido de esta experiencia.

Como padres queremos que nuestros hijos puedan ser personas independientes en un futuro, qué duda cabe que viajar es la mejor manera para empezar a serlo. El alumno aprenderá a resolver por sí mismo esas pequeñas situaciones que se producen en la vida y para las cuales no podrá contar con nadie más. Será él, durante un año, quien deberá tomar sus propias decisiones.

Hoy en día vivimos en un mercado laboral feroz y competitivo en el que cualquier mínima característica por encima de los demás puede marcar una gran diferencia. Los idiomas son clave en este sentido, conocer al menos un idioma extranjero a nivel nativo es cada vez más importante y la única forma de lograrlo es viajando y permaneciendo un tiempo significativo en el extranjero. Pero este viaje no sólo nos aportará un idioma, la persona que viva esta experiencia vivirá una plena integración en otra cultura. Y es que en plena globalización debemos ser conscientes de lo importante que es conocer, comprender y experimentar otras culturas y modos de hacer.

En un futuro cercano el alumno optará a una plaza en la universidad, y posteriormente se incorporará a la búsqueda activa de trabajo. En ambas fases tanto el idioma como la experiencia vivida serán un factor positivo como aspirantes, y es que el haber permanecido durante todo un curso académico en el extranjero hará que se den por supuesto no sólo un excelente nivel en el idioma sino también una riqueza cultural inalcanzable si no se ha vivido esta experiencia. Facilidad para tratar con otras culturas, redundando en una alta competitividad y mejores oportunidades.

Por lo tanto, nuestra recomendación sin reservas: “Sí, es más que conveniente enviar a nuestros hijos al menos durante un año a estudiar un curso académico en el extranjero”.

Deja un comentario

SUBIR