ADAPTARSE A QUE NUESTROS HIJOS ESTUDIEN EN EL EXTRANJERO.

por / Martes, 20 agosto 2019 / Publicado enLa educación de tus hijos
estudiar extranjero

Cuando los padres acuden a MCM en busca de nuestro asesoramiento, además de explicarles la mejor opción para sus hijos, les explico mí propia experiencia. En mi caso, tenía siente hermanos más y mis padres jamás me preguntaron si quería cursar estudios en el extranjero.

Ese es un problema actual, porque los padres de ahora no sólo preguntan, sino que se dejan influir con fuerza por el deseo de unos niños que aún no comprenden qué es más beneficioso para ellos.

Los padres deben saber que el diseño curricular y académico de sus hijos es su responsabilidad, y ser firmes con la decisión que tomen en beneficio de los jóvenes.

Es recomendable preguntarles a los hijos sobre ciertos aspectos, pero la decisión de que vaya a estudiar fuera es de los padres.

Desde luego, podemos dejarles escoger entre un colegio que tenga un deporte preferente u otro, pero la decisión de estudiar fuera recae sobre los padres. Cuando ven que dudas sobre la conveniencia de irse fuera o interpretan que estás triste porque se van, se negarán a hacerlo. Lo importante es cómo expliques a tus hijos que les conviene irse a estudiar fuera.

Cuando tus hijos te ven seguro con la decisión que has tomado respecto a estudiar fuera, ellos también lo están.

La primera norma básica para estudiar en el extranjero consiste en ir con la mente en blanco, sin prejuicios y con ganas de adaptarse y esforzarse. El estudiante debe desear alcanzar la excelencia.

Los niños de buen carácter suelen adaptarse rápidamente y sin problemas, por lo que la experiencia les enriquecerá y ayudará a extraer todo su potencial. En el caso de los niños más normales, o que sean malos estudiantes, el cambio les ayudará a dar un giro a sus vidas.

Al mismo tiempo, deben saber que si se lo proponen conseguirán crearse la imagen y reputación adecuadas, y se darán cuenta de las ventajas que eso supone. Empezar desde cero es una oportunidad única cuando la situación que vives está estancada. Una buena actitud les hará ver que hacer los deberes a diario influirá directamente en la obtención de unas mejores calificaciones académicas, y en una mejor consideración por parte del profesorado y sus propios padres. Se trata de adentrarse en ese círculo virtuoso.

El problema es que, en ocasiones, y sin mala intención, los jóvenes caen en una espiral negativa; una mala decisión los lleva a otra, y cuando el cúmulo negativo es excesivo, cuesta recuperar la senda positiva.

Cuando nos ponemos “en los zapatos del otro”, nuestra empatía colabora a que nuestra vida fluya positivamente.

Es también importante que los chicos entiendan la importancia de cumplir las normas. En el mundo anglosajón consideran que las normas están para cumplirlas y son muy estrictos al respecto. Lo cierto es que allí intentan ceñirse al concepto de “justicia”, y si sucede algún contratiempo en el colegio, el niño tendrá un juicio justo. Ante él, y esperando las explicaciones oportunas, estarán el director, el jefe de estudios, uno o dos profesores y uno o dos representantes de los estudiantes.

 

Alejandro Ferrer

CEO MCM

 

Deja un comentario

SUBIR