Dejemos que vuelen

por / Jueves, 25 septiembre 2014 / Publicado enLa educación de tus hijos, Sucesos sobre educación
volar

Noche antes de un festivo, medianoche, una madre pasándolo mal, no porque su hija esté mal, sino porque su hija no esta con ella. Cuesta mucho ver que nuestros hijos empiezan a volar, que no nos necesitan tanto como pensamos, vemos problemas donde no los hay…. Y el problema somos nosotros mismos.

Cada año oigo la frase: “Mi hijo/a no me lo dice, pero sé que está mal, hay que cambiarle de familia”. Esta claro que aunque ahora hay mas información, todas las generaciones han de caer en el mismo error.

Es evidente que estando en el extranjero, no estará como en casa, no lo mimaran como en casa, no comerá como en casa, ni lo tratarán como en casa, pero lo cuidarán igual de bien, comerá otras cosas, pero comerá bien.  A lo mejor no hace los mismos deportes que en España, pero hará otros nuevos que le irán muy bien y sin duda será más persona, más maduro, más independiente, y con un gran bagaje a sus espaldas.

Dejemos que vuelen. Nosotros tenemos que estar ahí para cuando caen, no ayudando a que se mantengan en el aire. Sentirse libres de nosotros les hace fuertes, y nosotros también aprendemos a confiar en ellos, a ver que son personas independientes,  con sus criterios, puntos de vista, etc. Estudiar un año en el extranjero, sobre todo fuera de Europa, donde no vuelven cada 3 semanas o cada mes y medio es una gran experiencia para ellos y para nosotros.

¡Dejémosles volar y disfrutar de su experiencia!

Deja un comentario

SUBIR