El sentido del humor en la educación

por / Jueves, 18 septiembre 2014 / Publicado enLa educación de tus hijos, Sucesos sobre educación
smile

¡Tantas veces educar nos supone un problema de cansancio y astio!

Repetimos las cosas mil veces y parece que nadie nos escuche, acabamos perdiendo la paciencia y aparecen los enfados.

Me gusta dar la vuelta a las cosas y he visto que reírse en vez de enfadarse causa mejor efecto y ¡TE ESCUCHAN! No hace falta que en el momento de enfado hagamos una mala broma, sino cuando estemos en calma, en la cena o compartiendo un juego de mesa o charlando, saquemos el tema y con un poco de picardía le demos la vuelta, nos reímos de la situación, de nosotros mismos, y cuando nos están escuchando dejamos caer lo que realmente nos molesta.

 –          Ignacio el otro día me quedé impresionada de cómo estaba la ropa en tu armario. (mientras lo digo, sin darle importancia, voy sirviendo la comida)

–          ¿Por qué?

–          Me pareció una obra de arte el tener ropa que subía desde el suelo ¡y otra que colgaba desde el estante! Dos pilones formando una catarata de ropa. ¡Una idea maravillosa que si copiamos todos  verás que bien queda! Ja ja ja.

–          ¡Ostras!

–          Sí, es tremendo como tienes el estante, ¿eh?

–          Es que ese estante me es difícil de ordenar, no es cómodo., el de arriba lo tengo más ordenado.

–          Sí, es cierto

Nos hemos reído todos de la catarata de ropa, de por qué ese estante está siempre desordenado y ha visto lo mal que queda.

Mi hijo mayor de 16 años juega a la Play con su hermano y dejan los mandos desordenados. Después de varios avisos, los escondo, cuatro mandos escondidos por la casa. Difíciles de encontrar. Y no les aviso. Llega con amigos a casa y cuando van a jugar… ¡no hay mandos! Me mandan un sms:

–          ¿Mamá, sabes donde están los mandos?

–          Están escondidos por dejarlos desordenados.

–          ¿Dónde?

–          Ya podéis empezar a buscarlos

–          No nos hagas esto, por favor, ¡estamos con amigos!

–          Pues que te ayuden a buscar y si preguntan ¡diles porque están escondidos!

Encontraron tres, pero eran cuatro adolescentes y faltaba uno. Me vuelven a mandar sms y les respondo:

–          …Buscando en el baúl de los recuerdos UU… cada día que he perdido el tiempo diciendo que los ordenases y ordenándolos yo, es el tiempo que dedicarás en encontrarlo.

Pasaron la tarde buscando los mandos. No los han vuelto a dejar desordenados. Con humor es más fácil educar a los preadolescentes y adolescentes.

Deja un comentario

SUBIR